En busca de Bobby Fischer (Searching for Bobby Fischer)

Película de 1993 dirigida por Steven Zaillian (Acción civil) y producida por Paramount Pictures. Josh Waitzkin es un niño que encuentra su pasión por el ajedrez viendo a los hombres que juegan por dinero en el parque. Sus padres descubren su talento y contratan a un profesional para que le dé clases, quien le entrena y le lleva a diferentes torneos. Sus buenos resultados hacen que le comparen con el niño prodigio perdido del ajedrez, Bobby Fischer.

Me inclino a pensar que la clave de esta película es la felicidad infantil contra la seriedad adulta del mundo del ajedrez de competición. De hecho, hay un momento muy importante en la película en el que Josh, quien siempre ha tenido su habitación repleta de juguetes de colores descolocados por todas partes, pasa a tener la habitación aburrida y ordenada, sin ningún colorido. Por ello, el contraste de color frente a los tonos tristes color tierra que ofrece el ajedrez, es fundamental. Veamos ejemplos.

boby color

boby marron

En la primera imagen, su clase infantil llena de colorido. En la imagen posterior, esa tonalidad de marrones que emana de la madera del tablero. El niño se toma el ajedrez tan en serio que pierde poco a poco esa dimensión infantil y colorista.

Pese a los tonos oscuros y poco iluminados de los primeros planos de otras películas de este director de fotografía, en este largometraje los primeros planos están más iluminados, caracterizando de pureza e ingenuidad al personaje de Josh.

bobyplano

Y es que esta película no trata de crear un mundo de estados anímicos negativos, sino al contrario, pues es un drama familiar con pequeños toques dulces, donde el único conflicto es caer en esa vida aburrida y robarle la infancia a Josh. Por ello ganan los colores cálidos. El ajedrez es un deporte, un entretenimiento que no genera más mal que más allá de eso. Sin embargo, como es característica en su filmografía, no pierde ese toque de colores fríos.

ajedrez bobby niños bobbyyy

El negro y blanco del juego son colores recurrentes.

En cuanto a la iluminación, se sigue tendiendo a los claroscuros. Da la sensación, como en todas sus películas, de que la luz que se filtra por las ventanas es muy poca, o que faltan lámparas. Claro que todo tiene un sentido y esto aporta una buena sensación en la estética general.

bobypadre bobyyy

Como se puede comprobar, de nuevo hay un gran contraste.

Hablando de sus típicos planos, los primeros planos ganan, pues se abusa de ellos en los cara a cara que se generan en el juego del ajedrez. Así como los numerosos planos detalle que surge a raíz de lo mismo.

bobby boby

Aunque Hall no se olvida de sus planos generales.

bobygeneral

Después de tantas entradas, se pueden ir viendo con claros ejemplos las ideas que propuse sobre las características del cine de Conrad Hall, y espero que vaya quedando claro el tema al que quiero llegar. Es difícil expresar con palabras ese “no se qué” que él tiene. Simplemente sabes, cuando ves otra película de él, que lo ha vuelto a hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s