American Beauty y el color rojo

Dirigida por Sam Mendes en 1999 y producida por Dreamworks. Es la historia de un padre de familia, Lestern Burnham, que odia su trabajo y está cansado de su vida y su mujer Carolyn, quien no presta atención a su vida matrimonial. Un día, se siente atraído por la joven y guapa amiga de su hija Jane, y desde entonces comenzará una serie de cambios en su vida motivados por el afán de impresionarla y su deseo de libertad personal.

Estamos ante la historia de una familia cuya vida es aburrida y rutinaria, donde escasea el amor y se avecina un asesinato. La vida de esta familia es, por lo tanto, metafóricamente gris, y así lo pinta Hall mediante la fotografía. Todo en esa casa es triste, monótono y oscuro.

02-suburbs

La película se presenta así, con un plano general mostrando el barrio residencial donde el protagonista y narrador cuenta que vive. Solo por esta imagen ya se sobreentiende que no es el sitio más feliz del mundo. Todas las casas parecen iguales y todo es de tono oscuro. Como es muy común, es un plano panorámico.

08-family-meal

Toda la decoración de la casa y su iluminación es igualmente grisáceo y oscuro, salvo por pequeños puntos de luz, como las velas en este caso. De nuevo, un plano general para describir cómo es su vida. En esta escena ya se introduce un punto de color, el ramo de rosas rojas, lo cual va a ser algo muy repetido y clave.

09-ricky

14-lester

Primeros planos y claroscuros van de la mano en el cine de Hall, junto a esa ausencia de color. Se presenta así a unos personajes que no esconden nada bueno y en cuya vida la felicidad escasea.

Sin embargo, en este ambiente tan triste, hay un elemento de color recurrente que materializa los conflictos del largometraje: el rojo. El rojo de las rosas y de la sangre. De la pasión y de la muerte. En un universo gris en el que vive un hombre atormentado aparece la pasión sexual que le despierta una chica joven y guapa, acompaña de rosas rojas en sus fantasías. Contraste.

16-roof-petals 04-rose 58-red-door 61-blood-on-table

La pasión y la muerte están unidas. Es curioso cómo contrasta también el mismo cartel de la película en comparación a la monotonalidad que conlleva en sí misma. El cartel son todo colores cálidos y una gran luminosidad:

American_Beauty-518516554-large

Si en Dos hombres y un destino eran tonos tierra en son a la naturaleza salvaje del oeste, en American Beauty son el gris de la tristeza y el rojo de la pasión y la sangre.